imagesPROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE APRUEBA EL REGLAMENTO DE LAS

VIVIENDAS DE USO TURÍSTICO EN LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE CANARIAS

El Estatuto de Autonomía de Canarias, aprobado por Ley Orgánica 10/1982, de 10 de agosto, en

el apartado 21 de su artículo 30, atribuye a la Comunidad Autónoma de Canarias la

competencia exclusiva en materia de turismo.

En el ámbito de esta competencia exclusiva y en el ejercicio de la potestad legislativa, se aprobó


la Ley 7/1995, de 6 de abril de Ordenación del Turismo de Canarias, que en su redacción actual,

establece que los servicios de alojamiento turístico se ofertarán dentro de las modalidades

hotelera o extrahotelera; así como que el Gobierno de Canarias reglamentaría los tipos de

establecimientos comprendidos dentro de cada modalidad. Este mandato legal se realizó con la

aprobación del Decreto 142/2010, de 4 de octubre, por el que se aprueba el Reglamento de la

Actividad Turística de Alojamiento.

Posteriormente, las Cortes Generales aprobaron la Ley 4/2013, de 4 de junio, de medidas de

flexibilización y fomento del mercado del alquiler de viviendas , que en su artículo primero,

apartado 2, añade una letra e) al artículo 5 de la Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de

Arrendamientos Urbanos, por la que queda excluida del ámbito de aplicación de la citada Ley,

“la cesión temporal de uso de la totalidad de una vivienda amueblada y equipada en

condiciones de uso inmediato, comercializada o promocionada en canales de oferta turística y

realizada con finalidad lucrativa , cuando esté sometida a un régimen específico, derivado de su

normativa sectorial”

Es por todo lo anteriormente expuesto, por lo que se considera necesario, el desarrollo de la

regulación que determine las condiciones y requisitos que deben cumplir las viviendas para

poder tener un uso turístico.

El Decreto está compuesto por un artículo único, dedicado a la aprobación del Reglamento de

las viviendas de uso turístico en Canarias, cuyo texto se inserta a continuación.

El Reglamento consta de cuatro capítulos.

El Capítulo I, referido a las disposiciones generales, se ocupa del objeto, definiciones y ámbito

de aplicación del reglamento, así como de aspectos relacionados con la identificación de las

viviendas de uso turístico y con la información y publicidad.

El Capítulo II se ocupa de las condiciones de uso, requisitos técnicos y equipamientos mínimos

que deben tener las viviendas para poder tener un uso turístico. Estos requisitos se entienden

complementarios a los ya exigidos por el Decreto 117/ 2006, de 1 de agosto, por el que se

regulan las condiciones de habitabilidad de las viviendas y el procedimiento para la obtención

de la cédula de habitabilidad.

El Capítulo III establece el procedimiento de inicio y de ejercicio de la actividad, conforme al

régimen de declaración responsable establecido con carácter general por la Ley de Ordenación

del Turismo de Canarias, en su artículos 13,2,a) y 24,1.

Y finalmente el Capítulo IV se dedica a las reclamaciones y a la inspección y régimen

sancionador.

En su virtud, a propuesta del Presidente del Gobierno, visto el dictamen del Consejo Consultivo

de Canarias y previa deliberación del Gobierno en sesión celebrada el …..

 

DISPONGO:

Artículo único. Aprobación del Reglamento.

Se aprueba el Reglamento de las viviendas de uso turístico en Canarias, cuyo texto se inserta a

continuación de este Decreto.

REGLAMENTO DE LAS VIVIENDAS DE USO TURÍSTICO EN CANARIAS

CAPÍTULO I

DISPOSICIONES GENERALES

Artículo 1. Objeto.

El presente Decreto tiene por objeto la regulación de las viviendas de uso turístico, en el ámbito

territorial de la Comunidad Autónoma de Canarias.

Artículo 2. Definiciones.

1) A los efectos del presente Decreto se entiende por:

a) Viviendas de uso turístico: las viviendas, cualesquiera que sea su tipología edificatoria,

que amuebladas y equipadas en condiciones de uso inmediato y reuniendo los

requisitos previstos en este decreto, son comercializadas y promocionadas en canales de

oferta turística, para ser cedidas en su totalidad por su propietario a terceros, con fines

de alojamiento turístico y a cambio de un precio.

b) Canales de oferta turística: las agencias de viajes; centrales de reserva; otras empresas de

intermediación y organización de servicios turísticos, incluidos los canales de

intermediación virtuales; así como la inserción de publicidad en los espacios de los

medios de comunicación social relacionados con los viajes y estancias en lugares

distintos a los del entorno habitual de los turistas.

c) Cesión temporal: toda ocupación de la vivienda por un periodo de tiempo

d) Empresas explotadoras de viviendas de uso turístico: las personas físicas o jurídicas

cuya actividad profesional, principal o no, consista en la cesión a título oneroso del uso y

disfrute de las viviendas que cumplan los requisitos previstos en el presente Decreto.

Artículo 3. Ámbito de aplicación.

1. Quedan sujetas a este Decreto las viviendas de uso turístico ubicadas en el ámbito

territorial de la Comunidad Autónoma de Canarias.

2. Quedan excluidos del ámbito de aplicación de este Decreto los establecimientos

turísticos recogidos en el Decreto 142/2010, de 4 de octubre, por el que se aprueba el

Reglamento de la Actividad Turística de Alojamiento o normativa que lo sustituya.

3. Se presumirá que la cesión de uso de una vivienda se encuentra sujeta a este Decreto

cuando su comercialización se efectúe a través de canales de oferta turística.

Artículo 4. Régimen de explotación

1. Las viviendas de uso turístico deberán ser cedidas íntegramente a un único usuario y no

se permitirá el uso compartido de la misma

2. Cuando se trate de viviendas sometidas al régimen de propiedad horizontal su destino

para uso turístico requerirá en todo caso autorización de la Comunidad de propietarios.

3. Las viviendas de uso turístico requieren la correspondiente comunicación previa de

inicio de actividad mediante declaración responsable ante el Cabildo Insular

correspondiente y posterior inscripción en el Registro General Turístico de la

Comunidad Autónoma de Canarias

4. A los usuarios de las viviendas de uso turístico, en el momento de la contratación, le

será entregado un documento, en el que conste como mínimo, el nombre del titular de la

vivienda, el número de inscripción en el Registro General Turístico de la Comunidad

autónoma de Canarias, el número de personas que van a ocuparla, el precio total de la

estancia y fecha de entrada y salida. Dicho documento firmado por la persona usuaria,

tendrá valor de prueba a efectos administrativos y su copia deberá conservarse por el

titular del establecimiento a disposición de los órganos competentes de la

Administración Pública de la Comunidad Autónoma de Canarias durante el plazo de un

año, teniendo el valor de contrato a efectos del uso turístico de la vivienda

Artículo 5. Prohibiciones.

1. Queda prohibido, en todo caso, a los clientes:

a) Alojar un mayor número de personas de las que correspondan a la capacidad de la

vivienda establecida por el número de dormitorios y ocupación, según los datos

incluidos en la cédula de habitabilidad.

b) Destinarla a fines distintos de aquellos para los que se contrató.

c) Realizar cualquier actividad que entre en contradicción con los usos de convivencia,

higiene y orden público habituales o que impida el normal descanso de otros

usuarios del inmueble.

2. El incumplimiento de estas normas facultará a los titulares de la vivienda o en su caso

las personas físicas o jurídicas a la que previamente el propietario haya encomendado la

explotación de la vivienda, para proceder a la expulsión de los infractores de las mismas.

Artículo 6. Identificación de las viviendas de uso turístico.

Las viviendas de uso turístico, exhibirán en la entrada, en lugar visible, una placa- distintivo

según el formato y características establecidas en el anexo I del presente Decreto, donde conste

el número de inscripción en el Registro General Turístico de la Comunidad autónoma de

Canarias, que se le hubiese asignado.

Artículo 7. Información y Publicidad

1. La publicidad, oferta y gestión de las viviendas de uso turístico se ajustará a las

exigencias de veracidad, objetividad y buena fe, proporcionando al cliente o usuario

información suficiente sobre las características de aquéllas, las condiciones de uso y las

prestaciones que comprenden los servicios contratados; todo ello sin perjuicio de lo

dispuesto por las normas vigentes sobre publicidad y defensa del consumidor y del

usuario.

2. Las empresas explotadoras de viviendas de uso turístico estarán obligadas a incluir, en

toda la publicidad que efectúen y cualquiera que sea el medio empleado, el número de

registro que les haya sido asignado.

3. Existirá en cada vivienda, en un lugar visible, un cartel informativo con un número de

teléfono de atención permanente que permita resolver cualquier incidencia relativa a la

vivienda, así como teléfonos y direcciones de los servicios de emergencia y sanitarios,

redactado al menos en los idiomas castellano e inglés

4. Con carácter previo a la formalización de la reserva o contratación de los servicios, se

informará de las condiciones de acceso a la vivienda, horas de entrada y salida,

admisión de animales de compañía, régimen de reservas y precios de los servicios

ofertados.

5. Las prohibiciones establecidas en el artículo 5 de este Decreto, deberán ser anunciadas

de forma visible en una zona de fácil lectura dentro de la vivienda de uso turístico, al

menos en los idiomas castellano e inglés y puestas en conocimiento de los clientes,

previamente o en el momento de la contratación.

CAPÍTULO II

CONDICIONES DE USO, REQUISITOS Y EQUIPAMIENTOS DE LAS VIVIENDAS DE

USO TURÍSTICO

Artículo 8. Condiciones de uso y requisitos de seguridad

1. Todas las viviendas de uso turístico deberán cumplir con lo dispuesto en la normativa

vigente en materia de habitabilidad y seguridad para su uso residencial como vivienda,

permaneciendo en un adecuado estado de conservación de sus estructuras e

instalaciones.

2. Las viviendas de uso turístico deberán ponerse a disposición de los usuarios en perfectas

condiciones de limpieza e higiene de tal forma que se permita su utilización con carácter

inmediato.

3. Los titulares de la vivienda o en su caso las personas físicas o jurídicas a la que

previamente el propietario haya encomendado la explotación de la misma, deberá

remitir a la Dirección General de Policía la información relativa a la estancia de las

personas que se alojan en ella, de acuerdo con la normativa de Seguridad ciudadana,

aplicable a todos aquellos que facilitan, mediante precio, alojamiento a las personas.

4. Todas las viviendas de uso turístico, deberán contar con Seguro de Responsabilidad

Civil.

Artículo 9. Requisitos técnicos

1. El diseño y las dimensiones de la vivienda será tal que admitan una adecuada dotación

de muebles, facilitando, junto con sus instalaciones y equipos las actividades de

descanso y vestuario, aseo, manutención, estar, trabajo o estudio, almacenaje y acceso a

los servicios de telecomunicaciones.

2. Todas las dependencias de las viviendas de uso turístico deberán encontrarse equipadas

con el mobiliario, cubertería, menaje, lencería y equipamientos adecuados a la actividad

desarrollada y proporcionado al número de ocupantes de la misma.

3. Las dimensiones mínimas y cómputo de los m2 útiles del programa de las vivienda

deberán estar en concordancia con lo requeridas en el Decreto 117/2006, de 1 de agosto

por el que se regulan las condiciones de habitabilidad de las viviendas o norma que lo

sustituya.

Artículo 10. Equipamientos mínimos

Independientemente de los equipamientos mínimos establecidos en el Decreto 117/2006, de 1

de agosto, por el que se regulan las condiciones de habitabilidad de las viviendas, o norma que

lo sustituya, las viviendas de uso turístico deberán contar con los siguientes equipamientos

mínimos:

1. Equipamiento general

a) Dotación de mobiliario acorde a la actividad a desarrollar para cada una de las

dependencias con las que cuente.

b) Cierre interior de seguridad en puertas de acceso.

c) Botiquín de primeros auxilios.

2. Dormitorio

a) Iluminación para la lectura junto a cada cama

b) Sistema efectivo de oscurecimiento de cada dormitorio con los que cuente.

c) Perchas de material no deformable y estilo homogéneo adecuadas al número de

usuarios

d) Camas dobles o individuales con las siguientes dimensiones mínimas:

• Individuales: 0,90 m x 1,90 m

• Dobles: 1,35m x 1,90 m

e) Equipamiento mínimo y ropa de cama suficiente por usuario :

• Protector de colchón.

• Sábanas o similar

• Manta

• Almohada

• Cubrecama

• En caso de que la contratación fuese superior a una semana, se dotará de otro

juego de cama por usuario para cada semana o fracción.

2. Baño

• Espejo

• Porta-rollos para papel higiénico.

• Alfombrilla

• Soporte, con capacidad suficiente, para colocar objetos de aseo en caso de no

contar con encimera o similar.

• Toalleros, perchas o colgadores con capacidad suficiente.

• Sistema que impida la salida de agua en la bañera o plato de ducha

• Toallas de baño por cada usuario

• Toalla de mano por cada usuario

• Cuando la estancia fuese superior a una semana, se dotará de otro juego de

toallas por usuario para cada semana o fracción.

3. Cocina

• Horno

• Microondas

• Vajilla, cubertería y cristalería en número adecuado a la capacidad de los

usuarios

• Menaje y lencería suficiente para la manipulación y consumo de alimentos

• Utensilios de limpieza

• Plancha

• Cafetera

Artículo 11. Precios

1. En todas las viviendas de uso turístico se pondrá a disposición de los usuarios, en lugar

visible y de fácil lectura, una lista de precios que contenga, como mínimo, la fecha en que se

publiciten o anuncien públicamente y por tanto, se apliquen los precios. Los precios deberán

incluir el impuesto general indirecto canario (IGIC)

2. No se podrán cobrar precios superiores a los indicados en las listas de precios, ni se podrá

cobrar por conceptos no solicitados u ofertados.

CAPÍTULO III

PROCEDIMIENTO DE INICIO Y EJERCICIO DE LA ACTIVIDAD

Artículo 12. Declaración responsable de inicio de la actividad.

1. Con carácter previo al inicio de la actividad, modificación o reforma de una vivienda de uso

turístico, los titulares de la misma o en su caso la personas físicas o jurídicas a la que

previamente el propietario haya encomendado su explotación, deberá formalizar una

declaración responsable dirigida Cabildo Insular correspondiente en la que manifieste el

cumplimiento de los requisitos y preceptos desarrollados en el presente Decreto, así como que

disponen de la documentación que así lo acredita y que se comprometen a mantener dicho

cumplimiento durante el tiempo en que desarrolle la actividad.

2. La declaración responsable contendrá, como mínimo, lo siguiente:

a) La cédula de habitabilidad.

b) Los datos de la persona propietaria y, en su caso, de las personas físicas o jurídicas a la que

previamente el propietario haya encomendado la explotación de la misma. En este último

supuesto, deberá hacerse constar que la persona dispone de título suficiente otorgado por el

propietario para la gestión de la vivienda.

c) El número de teléfono para atender de manera inmediata comunicaciones relativas a la

actividad de vivienda de uso turístico.

3. Una vez presentada la declaración responsable de inicio de actividad, el Cabildo Insular

inscribirá de oficio en un plazo máximo de quince días hábiles la información sobre la actividad

y la vivienda de uso turístico en el Registro General Turístico de la Comunidad Autónoma de

Canarias, de conformidad con lo establecido en su normativa reguladora y entregará a la

persona titular o en su caso, a la explotadora de la vivienda, que haya formulado la declaración,

las hojas de reclamaciones, el cartel anunciador de las mismas y el libro de inspección.

Artículo 13. Modificaciones e incidencias en el ejercicio de la actividad

Cualquier alteración o modificación de los datos referidos en el apartado anterior se

comunicarán al Cabildo insular correspondiente en un plazo no superior a treinta días desde

que se efectúen, al objeto de que se proceda a su anotación en el Registro. Dicha circunstancia se

comunicará a las diferentes Corporaciones municipales dónde éstas se ubiquen así como a la

Administración tributaria competente.

Artículo 14. Cese en la actividad

1. Las personas titulares o en su caso, las explotadoras de las viviendas de uso turístico,

comunicarán el cese definitivo de la actividad al Cabildo Insular correspondiente en un

plazo máximo de treinta días siguientes al mismo, haciendo entrega de las hojas de

reclamaciones y del libro de inspección.

2. El cese de la actividad podrá declararse de oficio, mediante comprobación fehaciente de

tal hecho, previa audiencia a la personas titulares o en su caso, las explotadoras de las

viviendas de uso turístico.

3. Cuando el cese sea temporal y supere los cuatro meses, se deberá comunicar esta

circunstancia al Cabildo Insular en el mismo plazo previsto en el número 1 de este

artículo. También se comunicará la fecha de reapertura en el plazo máximo de 10 días

contados desde el momento en que la misma se produzca.

4. Las comunicaciones previstas en los números 1 y 3 de este artículo se podrán realizar

por cualquier medio admitido en Derecho que permita su constancia.

5. Tanto las comunicaciones de cese como los ceses declarados de oficio, se inscribirán en

el Registro General Turístico.

CAPITULO VI

RECLAMACIONES, INSPECCIÓN Y RÉGIMEN SANCIONADOR.

Artículo 15. Reclamaciones

1. En todo momento se encontrará, a disposición de las personas usuarias, hojas de

reclamaciones ajustadas al modelo oficial regulado en la normativa turística, sin

perjuicio de las que fueren exigibles en otras materias.

2. En los casos de reclamaciones basadas en precios, se entregará al usuario, junto con las

hojas de reclamaciones, copia del listado de precios objeto de reclamación. Esta copia,,

que deberá coincidir con la expuesta o la vigente en la fecha de la contratación, en su

caso, estará suscrita por los titulares de la vivienda o las personas físicas o jurídicas a la

que previamente el propietario haya encomendado la explotación y deberá contener ,

además de la firma, la fecha en que se hace entrega de la misma.

Artículo 16.- Inspección y Régimen sancionador.

1. El incumplimiento de alguno de los requisitos y disposiciones previstas en el presente

Decreto se comunicarán a la inspección turística a los efectos de aplicación, en su caso,

del régimen sancionador previsto en el título VI de la Ley 7/1995, de 6 de abril, de

Ordenación del Turismo de Canarias, sin perjuicio de lo establecido en el artículo 71 bis

4 de la Ley 30/92, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones

Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, introducido por la Ley 25/2009,

de 22 de diciembre.

2. Asimismo, serán competentes en materia sancionadora otros órganos administrativos

cuando se infrinjan norma que le sean de aplicación, en el ámbito de sus respectivas

competencias.

3. Serán responsables de las infracciones administrativas a la normativa turística los

titulares de la misma o en su caso la personas físicas o jurídicas a la que previamente el

propietario haya encomendado la explotación de las viviendas de uso turístico

4. En ningún caso el titular de la vivienda podrá alegar que la vivienda de uso turístico

tiene la condición de domicilio habitual a los efectos de evitar las actuaciones de los

Servicios de Inspección turística.

ANEXO …. PLACA con número de registro